Guia de Rubros
Guia de Restaurantes
Guia Delivery
Guia de Recetas
Portada > Listado de Notas > Nota >  
Herramientas en Beneficio de las Pequeñas y Medianas Empresas
 
Notas relacionadas

Gentileza: Hugo Soria & Asociados

Hoy si, mañana no…

La bipolaridad es un desorden caracterizado por cambios extremos de ánimo, energía y habilidad para funcionar. Los cambios de ánimo ocasionados por la bipolaridad son diferentes de los decaimientos normales.

Los llamamos estados de manía y de depresión.

Y como las empresas son la proyección de la mente y conductas de sus fundadores, consecuentemente, sus empresas o profesiones también serán bipolares.

A muchos ya no se los ve, porque se los trago la nada, disfrazada de crisis del país, problemas de poca venta, culpa de los proveedores, de los clientes, en fin….

La realidad es que el bipolar comienza una empresa con mucho entusiasmo, pero, tienen una conducta de ir cansándose progresivamente. Esto no se debe tanto a la fatiga, propia de un esfuerzo, como al aburrimiento que le provoca la rutina.

De modo que, cada tanto deben detener su actividad y hacer otra cosa para tratar de alejar esta sensación, por que, cuando lo invade, siente que es un escenario que lo aplasta y del cual no puede escapar.

No se trata, por ejemplo, de escasez de disciplina sino una necesidad de estimulación renovada y siempre creciente que, en caso de faltar, lo hunde en el tedio y el desinterés.

Pero no en la depresión, simplemente porque cuando aparecen estos síntomas, es porque la depresión ya está operando en su ser.

Manía y depresión

Los dos extremos de la enfermedad son la MANÍA (cuando la energía llega a su máximo punto para convertirse en euforia o irritabilidad) y la depresión (cuando aparece el letargo y el estado de ánimo es gris).

El bipolar cambia rápidamente de postura frente a sus proyectos, le cuesta mantener relaciones profundas con ellos y durante mucho tiempo.

Es muy usual encontrar, en las historias de estas personas, numerosas experiencias de cambio laboral y vocacional.

Esto se debe, en parte, a la búsqueda de la diversidad de experiencias como un alimento importante para el alma, y a la tendencia a construir vínculos disfuncionales, enredados, tormentosos y atribulados, tanto con sus empleados como con tareas y emprendimientos.

Brillantes

Las personas bipolares son divertidas cuando están en un momento de manía, pero pueden deprimirse notablemente, y a esto lo llamaran tristeza.

Se da como una regla muy generalizada de que son brillantes en sus ideas, pueden crear negocios de la nada, con soluciones muy fáciles de resolver, suelen ganar mucho dinero de manera fácil en el momento de la manía, pero así comienzan a gastarlo y se endeudan cuando entran en momentos de depresión.

Un bipolar puede armar, no solo un sinfín de negocios, sino varios negocios al mismo tiempo, y como a nuestra sociedad le viene bien la manía, la acepta, le permite y alienta a expresarse, lo creen un hombre de éxito (lo que es así por un periodo), pero cuando inevitablemente llega el deterioro, todos se convierten en acreedores, porque lógicamente se sienten estafados, más que por el dinero, en lo que apostaron por la "felicidad de alguien".

Ocurre que al inicio las nuevas propuestas tengan una fuerte intensidad que decae a poco de andar, como si en el transcurso del tiempo decayera la motivación.

La creación y el desarrollo de sus empresas les provocan mucha efervescencia, puede llegar a ser explosivo y sin transiciones. A pesar de la intensidad no por eso, sin embargo, total pierde y involucrarse de por la permanencia de la misma.

Las personas bipolares poseen una gran propensión a destruir, con sus comportamientos, todo lo que construyen, sean vínculos afectivos, o bien desarrollos profesionales o laborales.

Pero esto no los convierte en delincuentes, sino en personas enfermas, con el agravante de que ni ellos tienen noción de enfermedad, ni los que lo rodean, porque es una enfermedad sigilosa que ataca silenciosamente, hasta que llega inevitablemente el caos de cada final.

Digo cada final, porque a fuerza de un dolor psíquico interno, el bipolar recomenzara una y otra vez su camino de creación-destrucción, y es interesante como cada vez consigue asociar nueva gente a esta lucha sin fin. Sin embargo, es frecuente encontrar, en sus relatos, un reconocimiento de que sus actitudes y obras fueron las causantes de sus pérdidas, tanto materiales como anímicas.

Que, muchas veces, podía visualizar con anticipación el resultado final desastroso de sus actos, pero que, aun así, no podían detener la compulsión a la repetición que los guiaba.

Los bipolares cargan un sentimiento autodestructivo que, seguramente, está enlazado con la herida en la autoestima y la valoración personal que es como si sus conductas expresaran:

"Nada puedo tener, porque de nada soy merecedor".

Esto conlleva mucho sufrimiento y penurias, soledad, dificultades materiales y de inserción social, que perjudican a sus empresas, a su familia y a la propia vida, porque más de uno se encuentra alguna vez con la idea del suicidio, o generan en sus cuerpos enfermedades graves con vivencias dolorosas e irreparables.

Incomprendidos

Otra faceta interesante de las personalidades bipolares es la ser, el estar convencidos de que nadie puede saber de sus males y, por lo tanto, que no hay quien pueda ayudarlo, y eso es verdad, y es por eso que es imprescindible un profesional que los asista, los comprenda y los acompañe.

La razón de la creencia de que no existe persona que pueda entender los motivos del "desastre de sus vidas" se debe, en parte, al hecho de que son ellos los primeros que ignoran las causas.

Esta tener no, en oportunidades, los conduce a excluirse y en la toma de esta actitud de aislamiento no están gobernados por sentimientos de orgullo o superioridad, sino arrastrados por una sensación de desarraigo y desconexión.

La sensación de no pertenecer se ha convertido, para el bipolar, en un círculo vicioso.

Hay otro aspecto de este problema que se debe considerar con cuidado. Se trata de que el bipolar vive la realidad que piensa como verdadera.

Ahora bien, los sueños de los bipolares no son ficciones para ellos, y las imágenes mentales que los forman tienen existencia concreta pero muy difíciles de poner en palabras.

Para poner en cauce sus empresas buscan todo tipo de asesores empresarios, que no hacen más que acompañarlos con soluciones "técnicas" en la manía y abandonarlos en la depresión.

Solo aquellos profesionales que pueden ayudar a bucear en su inconsciente, acompañar sin criticar, entender que el problema no comienza en la empresa sino en la cabeza del empresario o al Profesional, darle tiempo, ayudarle a remendar y reformular situaciones de deterioro en sus relaciones con la gente, con los negocios, con el mundo, esos son los que van a poder ayudarle realmente a traerlos a la realidad.

Este rol es el del Mentor Empresario, Profesional.

Revise sus propios actos, mire a su alrededor, seguramente encontrara colegas, familiares, amigos empresarios que están sufriendo, y si usted comprendió, sabrá como poderlos encaminar.

Fuente: Revista Aftermarket Por Ernesto Beibe

Hasta la próxima

 
Los problemas de la voz
Siguiendo con los temas de interés hoy vamos a enumerar algunos consejos para realizar intervenciones hablando en público y en especial los cuidados que debemos tener con el uso de la voz, por ultimo les voy a contar una experiencia personal con mis cuerdas vocales y los consejos luego de haber sido atendida por excelente profesionales.
 
 

Todos los derechos reservados - ©2009 Grupo Zona Norte Publicaciones | Clausulas de responsabilidad del sitio Zona Norte Informa
| Horarios de atención personalizado 9 hs. a 12:30 hs | Teléfono : 4740-4440 | Dirección: Buenos Aires 487 Gral. Pacheco |